Desde MUDANZAS EL PATO queremos compartir una serie de reflexiones sobre la situación de confinamiento que estamos viviendo con todos vosotros:

Adaptarnos al confinamiento me recuerda a lo que le sucede a las familias durante una mudanza, porque una mudanza puede serlo: de casa, de ideas o de vida y todas se parecen mucho… implica convivir con el cambio y adaptase a él de manera provechosa. Es mucho más que dejar un lugar para pasar a uno nuevo.

En cada mudanza, lo que cada persona deja allí es un poco de su historia. Además, este proceso requiere de un intenso trabajo físico en el que se guardan pertenencias, se descartan otras, se desarman muebles o ideas o actitudes o incluso parte de una vida… y se vive durante algún tiempo en medio del desorden que imponen las cajas, los canastos y las bolsas que irán a parar al nuevo hogar o a la nueva oficina o a la nueva idea, a la nueva vida, a la nueva situación… muchas veces añorando todo lo anterior, aunque sepamos que debemos cambiar para mejorar…

Todo esto, sin duda, no es un camino fácil porque cambiamos de manera precipitada dos factores: el espacio y el tiempo.

Un espacio es el lugar en donde la persona se mueve, hace de eso su mundo, su identidad. Cambiar ese espacio, aunque sea por un corto espacio de tiempo y de manera provisional o por recomendación, genera una situación de rechazo, por nuestra resistencia al cambio.

En relación al cambio y el tiempo, las casas, las rutinas, las ideas muchas veces representan la época en la cual vivimos: la casa de nuestra familia de origen, la casa donde vivimos, la casa donde se construye nuestra familia, la casa que dejamos porque se nos ha hecho enorme tras la marcha de nuestros hijos, la casa que se abandona porque nuestra pareja se separa.

Con nuestras ideas actuamos igual… y nos cuesta aceptar ese tiempo de cambio. Hay que aprender a apreciar ese nuevo lugar, ese nuevo tiempo para transformarlo en algo nuestro, en algo que nos pueda traer un aprendizaje positivo.

De la misma forma que nosotros os pedimos que confiéis en nosotros vuestras posesiones más preciadas, nosotros desde aquí os pedimos que ahora confiéis en la recomendaciones de nuestras autoridades de que están haciendo lo mejor para todos nosotros.

Estamos en un proceso importante de adaptación al cambio. Compartámoslo y respetémonos.